Wiki Fanon Cuarentamil
Advertisement

Capítulo Uno:El inicio de una caída

-He visto cosas, he oído cosas.-Dijo un tipo desaliñado con pinta e haber bebido unas copas de mas.-Pero nunca me imaginé haber visto a una de esas brujas.

Kunt escuchaba eso, su piel llena de cicatrices era un claro ejemplo de tipo duro, o eso debían de pensar los demás, dado que ninguno se atrevía a acercarse mucho a él, por un momento recordó los buenos tiempos de servicio en el Martillo del Emperador hasta que su equipo fue emboscado por rebeldes y exterminado, dejándolo con único superviviente de su unidad, que sin duda sería acusado de cobardía y exterminado por el comisario de turno.

El momento de su deserción y conversión en mercenario.

-Si, la verdad es que la bruja era hermosa.......tenía unos ojos extraños y tristes, pero hice lo que tenía que hacer y la maté como cualquier hijo del Imperio hubiera hecho por símismo y su Divina Majestad.-Decía con falsa humildad, ocultando malamente que esa anécdotar ecurrente era sin duda un intento de beber gratis o con algún tipo de rebaja.

Lo ignoró unos minutos hasta que miró su reloj de muñeca, que marcaba la hora a la que tenía que partir hacia el punto de encuentro.

Y así, tomando su escopeta y su pistola láser salió del local, deseando que el olor de un cadáver le limpiara las fosas nasales de la peste de ese tugurio.








Jarius siempre había sido alguien con una forma natural de llamar la atención, así lo denotaba su chaqueta de cuero con una calavera con un rifle láser  y una espada con leve curvatura cruzadas bajo ella.

Pero ni eso importaba cuando estaba esperando junto a esa panda de desconocidos:

Un tipo con gabardina y un peto antifrag con un dibujo complejo de aspecto tribal pintado sobre este, además de los dos tatuajes tribales del dorso de sus manos, un tipo con la piel cubierta de cicatrices de aspecto ritual, posiblemente era de algún mundo letal o así, y junto a ellos había una mujer que vestía ropas de motera que la hacía parecer mas masculina de lo que debía ser, además de que la parte de arriba consistía en una  camiseta carmesí algo ceñida, adeás de una camiseta negra de aspecto resistente que estaba sobre el ombligo, dándole un aspecto de sensualidad callejera.

-Bien.-Dijo una voz tras estos, proveniente de un individuo de uniforme antifrag que portaba un rifle láser y tenía un ojo biónico de brillo rojizo.-Parece que hay voluntarios.-Anunció, caminando hasta estar junto a los mercenarios.

El soldado tenía una cara de facciones fuertes, reforzadas por su bigote y perilla.

Junto a él habían otros cuatro soldados y un tecnosacerdote, que pronto se convirtió, junto al soldado del ojo biónico en el centro de todas las miradas.

-Parece que se han traído la chatarra a pie.-Comentó el tipo de las cicatrices, que apoyó su escopeta al hombro, dejando ver lo que parecía ser una modificación para disparar proyectiles explosivos a la par que esbozaa una sonrisa descarada.

-La verdad es que el tecnosacerdote Ritus va a ser uno de los objetivos a proteger, dado que el lugar al que hay que ir para llevar a cabo la misión puede ser un entorno muy hostil sin su intervención.-Respondió el oficial, que denotaba poor su tono y convicción que debía ser alguiens serio y con fuertes convicciones.

El mejor ejemplo de un FDP.