Wiki Fanon Cuarentamil
Advertisement

Prólogo: Era de desconcierto 

Martirus sonrió al ver la cara de desprecio de los prisioneros rebeldes que habían sido sacados y aprisionados a regañadientes del fuerte de acero que ahora ardía humeante. Los motores de los vehículos apenas dejaban que las palabras entre el Conde y los traidores se pudiesen escuchar y, en ciertas ocasiones, se podía observar como uno de los guardias de Martirus uniformados con una elegante armadura roja y ocultos tras las viseras de un yelmo de acero dorado, golpeasen con fuerza a los heridos rehenes. Estos últimos llevaban ropas de lino y armaduras que fácilmente y con algo de cultura en escoria podría identificar como armaduras Tau, obviamente modelos muy inferiores y que no ofrecían una protección mucho mayor que una armadura anti-frag.  Martirus dio unos pasos hasta ponerse frente del atado capitán de los rebeldes humanos, un hombre de piel morena y con un rostro cubierto en cicatrices con mas años que esta misma guerra civil. Los ojos del capitán de un color azabache mostraban rabia y odio no al conde, si no a quien representaba al conde: la crueldad y el desprecio hacia los xenos por parte del Imperio de la humanidad.   Martirus como el resto de sus hombres mostraba un aspecto físico muy distinto al de los ciudadanos de ese planeta; su piel era de tez pálida y con una cabellera dorada cual llegaba hasta sus hombros y en ciertos momentos ondeaba cuando las brisas provenientes del cercano mar agitaba la gran parte del acantilado, lugar donde un fuerte de acero construido hacia centenares de años por los antepasados colonos del mundo ahora hacía refugio para rebeldes y como puesto anti-aéreo que llevaba semanas entorpeciendo el avance de las unidades aéreas leales del planeta.  

Uno de los guardias tiró con fuerza a una de las rebeldes que se resistía al arresto, casi de forma inmediata el guardia imperial y su compañero dispararon varias veces a la prisionera antes de que esa siquiera se pudiese incorporar de nuevo. Esta escena hizo que el capitán rebelde gruñese de rabia y dirigiese su mirada nuevamente al conde para hablar de una forma furiosa: