FANDOM


En el 001.M39 Abbadon encarga personalmente al exterminador y campeón de Tzeentch Geryon que reúna 

Exterminador del caos

a sus seguidores y marche contra los mundos que suministran cadia con la intención de dejar sin víveres a los defensores. En un comienzo Geryon comandó a fuerzas de la legión negra y Guerreros de Hierro asediando mundos y ganándose así la fama de saqueadores.  En el 301.M39 la partida de guerra se ve reforzada con tropas del  Ocaso Sangriento  con una respectiva cantidad de cruceros que no han hecho mas que aumentar la ferocidad de la partida de guerra. 

En los acontecimientos recientes de la 13ª cruzada negra, la partida de guerra está sirviendo como núcleo ofensivo contra los mundos que suministran al sector de Cadia con el objetivo de diezmar a sus fuerzas definitivamente. 

Con el tiempo han ido acumulando mundos saqueados, en especial los agrícolas y mundos forja pues son la principal base que mantiene el sistema de Cadia. 


Degollar a la presaEditar

La partida de guerra está totalmente dedicada a destruir cada mundo o flota que pueda apoyar a Cadia. Así es que muchas veces Abbadon se ha referido a ellos como "el cuchillo que degolla a Cadia", pues sus ataques debilitan de forma considerable las fuerzas del sector.  

Geryon

Geryon junto a sus Elegidos en pleno combate

Con el tiempo sus habilidades se han basado en la guerra de asedios donde los marines procedentes de los Guerreros de Hierro parecen haber forjado estrechas relaciones con sus hermanos del Ocaso Sangriento. En los conflictos, la maquinaria de guerra de los Guerreros de Hierro han destrozado  edificaciones y defensas a la par que sus defensores eran masacrados y devorados por los temerosos beserkers y marines de asalto del Ocaso Sangriento.  Los marines de la legión negra por otro lado se dedican a saquear posiciones de menor importancia en el mundo o clavarse como una astilla infectada en las tropas enemigas mas separadas del núcleo. Estas tácticas han producido que los ejércitos enemigos se vean obligados a trabajar en un gran núcleo pues si se dividen tan solo serán diezmados y destruidos. 

Con el tiempo en sus ataques se han visto astartes traidores que se pueden reconocer como traidores de otros capítulos. Estos rezagados traidores se unen a la partida de guerra tras descubrir a los verdaderos Dioses y por lo tanto no tienen formaciones claras. Sus tácticas pueden ser desde simplemente agruparse a grupos de otros marines como dirigir grupos de humanos cultistas y milicianos que avanzan por lo general como carne de cañón o para defender puntos sin valor alguno.   

Humanos, milicias y hechicerosEditar

A lo largo de que su campaña de asedios y corte de suministros avanzan, los planetas son arrasados en 

Cultista del Caos 01

Uno de los cultistas en operaciones de rastreo

mayor número. A día de hoy ejércitos de planetas enteros prefieren matar a sus líderes y abandonar sus puestos antes que luchar contra las infinitas tropas que se les echarán encima como perros rabiosos.  Así que como es obvio, muchas de estas tropas deciden renunciar al Emperador para consagrarse a los Dioses del Caos o simplemente prolongar mas sus miserables vidas.   Entre estas filas cultistas toman a los marines del caos como liberadores mandados por los Dioses con el único fin de unirles a la cruzada negra. Estos pueden variar pues hay de muchos tipos, desde paladines humanos consagrados a Khorne que dirigen cargas rabiosas y suicidas hasta pequeños grupos dedicados a Tzeentch y ayudan personalmente al señor de la partida. 


Entre estas filas cultistas toman a los marines del caos como liberadores mandados por los Dioses con el 

Miliciano del Caos combatiendo

Miliciano en la batalla del actual mundo muerto "Meekiltor"

único fin de unirles a la cruzada negra. Estos pueden variar pues hay de muchos tipos, desde paladines humanos consagrados a Khorne que dirigen cargas rabiosas y suicidas hasta pequeños grupos dedicados a Tzeentch y ayudan personalmente al señor de la partida.  

Por otro lado están los miles de cabreados mutantes que buscan su lugar entre las filas del caos con la única misión de vengarse de la humanidad y el Imperio. Estos no tienen una mayor aceptación que sus camaradas milicianos y son usados de igual manera como carne de cañón.  Obviamente no todos los mutantes son iguales pues de igual modo que los hay que miden alrededor de tres metros y parecen bestias, también los hay con alas y glándulas ácidas capaces de corroer una armadura anti frag. Por ello, los mutantes que sobresalen son elegidos de forma muy minuciosa por los marines del  caos para utilizarlos como unidades especiales, capaces de destruir formaciones enemigas enteras.


Finalmente pero no menos importante se encuentran los psíquicos y hechiceros, el mas preciado botín 

Psíquico del caos

entre la escoria mutante y cobarde. Estos hombres y mujeres sirven como fuente para la invocación de 

demonios en una batalla o, en el mejor de los casos, obtener un psíquico con poderes capaces de destruir sin problemas a tropas enemigas. Los hechiceros mas leales a la partida de guerra (entre ellos Gragas, 

antiguo hechicero de los Mil Hijos) adoptan a los psíquicos mas capaces para convertirlos en mortales armas que ayudan allí donde la batalla mas les necesita o donde mas  pueden causar. 

Por lo general suelen ir acompañados por cultistas pues la movilidad tosca y brutal de los marines del caos tan solo llevarían al límite las capacidades físicas de los psíquicos. Así pues en combate sus capacidades psíquicas suelen estar acompañados de cientos de disparos de una muchedumbre de cultistas que darían su vida antes de  ver caer al psíquico y ser castigados por sus amos.  

Cultistas del Caos

Cultistas de la partida de guerra luchan contra una hermana de batalla en el mundo santuario de "Rýn", actual mundo muerto

En ocasiones todos estos humanos, psíquicos y mutantes son transportados por vehículos saqueados y 

reparados por los Guerreros de Hierro. Curiosamente algunos de estos vehículos están corruptos y llenos de explosivos por lo que en azares del destino los frenos del vehículo no funcionan, chocándose contra las tropas enemigas y luego explotando por una concentración de cargas explosivas. Esto obviamente hace que cada viaje en un transporte sea un destino fatal para estos humanos y mutantes.



Mechanicus Oscuro y Guerreros de HierroEditar

Es obvio que tras estrechas relaciones que mantuvo Geryon con los Guerreros de Hierro algunos de estos (dos cientos marines en concreto y el herrero dela disformidad Mazius en concreto) le prometieran lealtad. Por razones desconocidas estos únicamente hicieron la petición de que toda maquina de guerra enemiga que sobreviviese a la batalla sería para ellos. Como imaginar Geryon que tras su primera batalla en el golfo de Mortrö donde derrotaron a dos compañías de Bebedores de Sangre  y hacerle retirarse, estos saquearan los vehículos para mas tarde corromper sus espíritus máquina y los convirtieran en meras herramientas para sus tropas. 

Tras la batalla y atraídos como polillas una pequeña partida de el Ocaso Sangriento se unió a la caza de las diezmadas tropas de marines. El combate fue casi espontáneo y gran parte de los cruceros fueron destruidos pero, para su desgracia, no pudieron saciar su infinita Sed de Sangre. Mas tarde embaucados por la idea de probar exquisita sangre de todo tipo de humanos y la idea de guerra casi sin fin, la partida de guerra no tardó en unirse a la flota de Geryon y con esto casi cien marines de asalto y beserkers de Khorne inflaron finalmente la vanguardia de su ejercito. 

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.