FANDOM


Los Corruptores
Fundación Desconocida
Emblema Desconocido
Detalles
Antecesor Caballeros Ónice(Capítulo leal actualmente extinto)
Señor del Capítulo Glaxar El Portador
Mundo Capitular Ashatar(En paradero desconocido para las tropas imperiales)
Fortaleza-Monasterio Fortaleza de las Reliquias Corruptas
Especialidad Desconocida
Grito de Guerra ¡Quebrad sus cuerpos, Destrozad sus Monumentos y Corromped sus almas!
Capítulos Sucesores
No se conocen
Esquema de Color
Marine recién reclutado
Los Corruptores son una partida de guerra de marines del Caos que asola el Imperio desde hace milenios, se estipula que comenzaron a actuar en el M39, aunque posiblemente se formaron milenios antes, durante la herejía en el M36 del capítulo de los Caballeros Ónice.

HistoriaEditar

Los orígenes de esta partida de guerra radican en el antiguo capítulo de los Cballeros Ónice, que sirvieron en un sector fronterizo en el Segmentum Ultima, encargándose de contener y repeler los ataques de caos, cosa que hicieron desde mediados del M34, manteniendo el Sub-Sector Ilota bajo control imperial hasta los eventos de lo que fue conocido como La caída De los Caballeros.

La caída de los Caballeros

Durante el M35, tras una serie de incursiones piratas y rebeliones a gran escala, el capítulo sufrió catastróficas bajas, cosa que lo llevó a tener que replegar a su mundo natal a la mayor parte de las compañias, dejando solamente a la 2ª y la 1ª para defender la presencia imperial.

Y se pusieron a prueba cuando una partida de guerra del caos asoló el mundo colmena de Isifar Primaris, obligando a sendas compañías a responder al ataque, provocando un conflicto que duró años, en los que los leales retomaban cada metro de suelo a fuego de bolter y golpes de espada sierra.

En la etapa final de la campaña el señor del capítulo, conocido como Glaxar el Heraldo Imperial hizo un ataque casi suicida contra la colmena capital, acabando con la mayor parte de los defensores y pronto llegando hasta el palacio corrompido del gobernador planetario, en el que el Señor del Caos se refugiaba.

Cuando llegó junto a su guardia personal se encontraron a las fuerzas del señor del caos, que estaban bien equipadas y pertrechadas, que ofrecieron una fuerte resistencia.

Tras un cruento combate, en el que salieron triunfantes los leales, con el Señor del capítulo como único superviviente, se alzó el señor del caos de la partida de guerra, retándole a un duelo, portando sus dos espadas demoniacas. Entonces comenzó un duelo de titanes.

El ombate era extremadamente igualado entre ambos cntendientes, incluso cuando el señor del capítulo consiguió arrebatarle una de sus espadas con un corte de su Espada-Reliquia. En un momento dado el señor del caos derribó al campeón leal, desarmándolo. Cuando estaba a punto de dar la estocada final, Glaxar consiguió tomar a tientas un arma, con la que consiguió decapitar de un desesperado ataque a su enemigo.

Cuando el combate terminó el Señor del capítulo se encontró con su mano derecha aferrada a una espada demoniaca cuya aura ahora envolvía al antiguo siervo del Imperio y el Dios-Emperador.

La traiciónEditar

Tras esta campaña el capítulo comenzó a actuar de forma cada vez mas errática, adoptando ritos extraños y acumulando arsenales tanto propios como obtenidos tras guerras. Toda una escalada de actos cada vez más erráticos por parte del capítulo culminaron con su herejía abierta, manifestada durante la campaña de Aria Secundus, en la que la Guardia imperial intentaba reprimir a los rebeldes del planeta con un total de tres regimientos, procedentes de thanatos, Mordia e Yggdrasil. La totalidad de la retaguardia imperial fue masacrada y esclavizada tras el ataque sorpresa a su base principal, en la que creían que recibirían el apoyo de cuatro compañías de Caballeros Ónice.

En su lugar fueron aplastados bajo el poder de los Corruptores, que ayudaron a las tropas rebeldes del planeta a acabar con las tropas imperiales restantes.

A partir de ese momento el capítulo manifestó abiertamente como seguidor de los Poderes Ruinosos.

OrganizaciónEditar

Tras su traición, el capítulo modificó su organización, comenzando con las instituciones principales: Transformó el Reclusiam y a los Capellanes que no tuvieron que ser ejecutados en el proceso en una institución encargada de guiar a sus neófitos a los ahora oscuros secretos de los Poderes Ruinosos y de la nueva organización capitular, amén de instruirles en las decadentes prácticas y ritos que ahora poseen.

Mientras que el Reclusiam cambió hasta convertirse en una organización encargada de los decadentes ritos mundanos de adoración a los dioses oscuros, El librarium fue llenado por lo que antaño fueron bibliotecarios, ahora convertidos en hechiceros del caos que acumulaban saberes prohibidos y oscuros, experimentando formas nuevas de usar sus poderes psíquicos, además de tratar de desarrollar sus poderes en las artes oscuras de la hechicería. Esto les ha permitido adquirir un ingente poder y conocimientos.

Mientras que lo que fue en un día el Rclusiam experimentaba y desarrollaba con los aspectos más esotéricos y misteriosos de laherejía y la profanación, lo que antaño era un Arsenal se convirtió en una forja oscura donde las mentes de los corruptos tecnosacerdotes trazaban complejos diseños de armas demoniacas que luego eran construidas. Nuevas armas y armaduras eran producidas y reparadas gracias a las industrias edificadas y mantenidas por esclavos y servidores corruptos, todo bajo la supervisión de siervos corruptos, que son usados como ayudantes...o coballas humanas de experimentos.

Mientras los Miembros del Arsenal desvelaban los secretos del metal y de las aramas oscuras y poseídas que pudieran caer en sus manos, los decadentes miembros del Apothecarion se encargan de los de la carne.

Encargados de la creación de las futuras generaciones de Corruptores, buscan formas de mejorar el proceso de creación de los marines espaciales, ya sea utilizando a adultos como candidatos a neófito como experimentando con semilla genética, principalmente de la obtenida de astartes leales caídos en batalla, generando muchas veces horrendos seres mas grandes que un marine y varias veces más fuertes como fruto de sus fallos, por lo que son obligados muchas veces a matarse entre sí o contra los aspirantes a Paladín de la Compañía, el equivalente de Capitán en un capítulo leal. Pero en caso de éxito consiguen marines espaciales fuertes, ágiles y despiadados, que son agrupados en compañías propias si son lo bastante numerosos, o en compañías mestizas si son poco numerosos.


Pese a su creciente número, habiendo superado hacía tiempo los cuatro mil efectivos, el capítulo se organiza de manera marcial y sangrienta.

En cada escuadra se alza un campeón de escuadra, ocupando un rango similar al de sargento, que, mientras esté rearmándose o recuperándose en Ashatar o en la Fortaleza de las Reliquias Corruptas deberá defender su cargo mediante duelos a muerte contra su contrincante, en cuyo caso el vencedor podrá quedarse algo del derrotado, dejando que cualquier arma o armadura vuelva a las forjas oscuras del Arsenal de la partida de guerra.

De entre estos campeones se elige un Paladín de la Compaía, que debe pasar cruentas pruebas impuestas por los Capellanes Oscuros y el resto de Paladines para ser digno de poseer tal cargo.

A su vez  los paladines elegidos y favorecidos por su amo y señor forman parte del Consejo de Portadores, en el cual se toman las decisiones más importantes de su Partida de Guerra. Dichos paladines pueden abandonar el consejo si ha surgido otro paladín más poderoso o favorecido por los dioses o si bien han falladode alguna manera a Glaxar, en cuyo caso mueren a manos de su señor de la forma más agónica y dolorosa posible, sufriendo el mayor tormento imaginable.

Engendros de la SemillaEditar

Los Engendros de la Semilla son seres grotescos generados por la implementación de semilla genética defectuosa en un recluta.

El fruto suele ser un ente grotesco y brutal mucho mas grande y fuerte que un marine espacial, llegando en algunos casos casi a superar a los marines de las legiones traidoras.

Un rasgo extraño e inexplicable es que estos engendros parecen obedecer ciegamente los designios de los Maestros Genetistas del capítulo, convirtiéndose en brutales escoltas personales de estos, llegando a entrar en un desmesurado frenesí asesino si uno de ellos es herido.

MestizosEditar

Para los corruptores, todo aquél que se una a ellos, ya sean provenientes de una partida de guerra o algún tipo de fuerza traidora astartes lo consideran mestizo.

Correspondientemente a su cargo, muchas veces les permiten organizarse por si mismos como fuerzas auxiliares, pero con la condición de que el líder de esas fuerzas sea desde el momento en el que se unen a los Corruptores un Paladín de la Compañía que ha superado pruebas duras que demuestren su fidelidad hacia la oscura causa de los Corruptores.

Al mantener su propia organización residen en alguna de las fortaleas monasterio menores consturidas en alguna de las otras montañas del planeta, en las que decenas de esclavos son usados como meros juguetes para los mertizos, que eventualmente llegan a causar matanzas brutales entre estos.

Los Nuevos HijosEditar

De entre las filas de los Corruptores se encuentran decenas de miembros de otras partidas de guerra. Unos pueden provenir de un capítulo leal, habiendo traicionado sus votos al Emperador para abrazar a los Dioses Oscuros, otros provenir de una partida de guerra, buscando formar parte de algo más grande para poder así causar más temor,dolor y sufrimiento al Imperio de la Humanidad.

Pero hay quienes nacen en el capítulo a partir de cruentos guerreros traidores y renegados, a los que se les somete al procesos de transformación en marine espacial, usando en vez de la semilla de los Corruptores la obtenida de los guerreros derrotados de capítulos leales. Dicho proceso no está extenso de riesgos, dado que muchas veces dichas semillas son utilizadas por los Maestros Genetistas para hacer sus experimentos, dando lugar en la mayoría de procesos a la creación de los temidos Engendros de la Semilla, que parecen desarrollar un vínculo de obedienia irrompible hacia los maestros Genetistas, especialmente hacia quienes se encargaron del proceso de su creación.

Pero aquellos que logran convertirse en astartes se convierten en guerreros superiores a los débiles seres originalesde quienes se obtuvo el genoma para crearlos, portaando armaduras profanadas cien veces y  pertenecientes a los capítulos origen de los que se obtuvo la semilla genética, estos guerreros, conocidos como los Nuevos Hijos, representan cómo inevitablemente el caos se está sobreponiendo al Imperio, apoderándose de las creaciones que hoy día intentan defenderlo.

Dichos Guerreros, conocidos como Renacidos o Nuevos Hijos, entre otros nombres, son asignados a compañías de Nuevos Hijos que se guían por las mismas normas que el Resto de Corruptores, llegando a ser considerados casi iguales por estos, que los consideran como trofeos vivientes de sus victorias sobre el Imperio.

Actualmente hay cientos de Nuevos Hijos, provenientes de casi todo capítulo astartes con el que se hayan enfrentado.

Semilla GenéticaEditar

Su semilla genética, pese a los siglos y milenios de corrupción, parece no haber hecho más que mejorar, produciendo marines más fuertes, ágiles y capaces que sus predecesores, y más cercanos a la epítome física supuestamente alcanzada durante la época de la Herejía.

Además de la semilla genética original se encuentra la arrebatada a enemigos caídos, como por ejemplo Lobos espaciales, Angeles oscuros, Argángeles Rojos, Ultramarines, Guardia del cuervo y una larga lista de capítulos leales y partidas de guerra caóticas.

Dichas semillas genéticas aportan una inmensa diversidad a las fuerzas caóticas, incluyendo las horrendas mutaciones creadas por los antaño Apothecarios de la partida de guerra.

CreenciasEditar

La partida de Guerra, al menos en su mayoría, parece poseer un notable interés por mostrar su poder y conseguir trofeos, ya sean en armamento, en esclavos, siervos o suministros para Ashatar, intentando demostrar que son superiores a las otras compañías en el arte de la guerra, la aniquilación y el saqueo.

Un rasgo unánime en todos los instruidos o nacidos entre las filas de los Corruptores es su sentido del  honor y el extraño afán por obtener reliquias u objetos de inmensa importancia simbólica o moral para sus enemigos y corromperlo para que sea suyo o para que al menos no sea del enemigo, deleitándose con la rabia y furia de sus enemigos, que siempre aprovechan en su beneficio.

Este rasgo, unido a su afán por poseer y portar trofeos obtenidos en batalla, tales como servoarmaduras o armamento reliquia arrebatado a sus enemigos, hace que muchos guerreros de las compañías estén formidablemente bien armados o protegidos, dado que, además de portar dichos artefactos, los corrompen, llegando a imbuirlos en la disformidad en determinados casos.

No suelen adorar a una sola deidad del caos, prefiriendo adorarlos como a un panteón, aunque hay excepciones, como los hechiceros del Librarium, en cuyo caso la gran mayoría se consagran al tzeench, obteniendo en muchos casos mutaciones grotescas, cuya utilidad muchas veces tarda en en ser encontrada, si es que alguna vez llegarán a poseerla.

En el resto de la organización siempre surgen adoradores a algún dios determinado, por lo que dicos adoradores muchas veces son mandados a matarse mutuamente en las Arenas de La Fortaleza de las Reliquias Corruptas mientras no estén en alguna campaña, en cuyo caso siempre son mandados en vanguardia, para que aprovechen al máximo los oscuros dones que han obtenido.

Fortaleza de las Reliquias CorruptasEditar

Excavada en sus inicios bajo la cordillera compuesta por las montañas más inmensas de Ashatar, la antaño conocida como Fortaleza de los Caballeros se transformó y creció más allá de sus límites, convirtiéndose en una ciudad subterranea en la que cientos de miles de esclavos se encargan de mantener y construir las industrias para los siervos de la partida de guerra, convertidos en el ejército de esclavos, cultistas y fanáticos de la partida de guerra, y por supuesto para dotar de munición a las armas de los marines, amén de cualquier otra cosa que estos requieran o necesiten.

A parte de las decenas de puestos defensivos y las murallas exteriores, que rodean toda la cordillera, existen multitud de salas  e instalciones destinadas unicamente a que las ocupen los marines de la partida de guerra, o que son principalmente usadas u ocupadas por estos.

Las principales xonas entre estas son:

-Arenas:Son inmensas salas similares a coliseos, en los que se suelen realizar juegos con los esclavos, pruebas para los aspirantes, supervisadas por los Maestros Genetistas y los Capellanes Oscuros, amén de duelos por el liderazgo de escuadras o compañías, además de las luchas entre engendros. Todo esto parece fomentar la camaradería y el espíritu de lucha de los marines y los fanáticos que los sirven.

-Forja Oscura:Situada en la zona más profunda de la fortaleza, esta inmensa zona industrial es el lugar sagrado para los corruptos tecnomarines que la habitan. En sus entrañas se producen las armas demoniacas para los marines y se fabrica la munición para estas, además dde armaduras y cualquir otro tipo de arma que se necesite. Pese a los filtros y sistemas de ventilación, la contaminación de la Forja es tal que gran parte de los siervos y esclavos asignados a su mantenimiento mueren en el plazo de unos pocos meses, por loq ue siempre hay un gran flujo de esclavos listos para sustituír a sus camaradas.

-Santuario del Saber Prohibido:Convertido en un santuario para los hechiceros de la Partida de Guerra, este lugar es un inmenso depósito de reliquias místicas y tomos de saberes prohibidos y hechicería.

-Sala de las Glorias Mancilladas: Es lo que antaño fue la sala de ceremonias principal del capítulo, mas ahora en sus paredes no hay grabados de la gloria de capítulo y sus victorias contra el caos y los xenos ahora es un lugar en el que se realizan los más grotescos rituales entre paredes llenas de símbolos y estatuas blasfemas, además de grabados y bordados que muestran las más sangrientas victorias de los Corruptores sobre sus enemigos. En el centro exacto de la sala se encuentra un monumento construído con los huesos de los marines leales del capítulo que fueron ejecutados cuando este comenzó a adorar a sus deidades, formando la imagen de varios esclavos sosteniendo una estrella de ocho puntas.

-Santuario de los Genetistas:Aquí,e los profundos e infectos laboratorios médicos y genéticos de la Fortaleza los Maestros Genetistas desempeñan sus deberes, tal y como hacían antes al ser apothecarios mientras están en periodo de aprendizaje por parte de los más veteranos, pero cuando adquieren la veteranía comienzan a aplicar sus conocimientos sobre la genética y la fisiología astartes para crear nuevas generaciones de guerreros que atormenten a los inocentes, además de ser los maestros de los Engendros de la Semilla, engendros genéticos convertidos en sus bestias y escoltas personales.

-Reclusiam Oscuro:Lo que antaño servía para mantener la fe en el Dios Emperador se transformó en la Capellanía Oscura, conocida por ser la que oficia todos los rituales y detecta la mácula de la corrupción entre los aspirantes a neófitos, siendo también quienes se encargan de hacerla crecer cuando ya han  terminado el proceso de asimilación de los implantes.

-Sala de los trofeos profanados: Es el Santuario privado del Glaxar, donde solo unos pocos pueden acceder, quienes entren podrán contemplar los cientos de artefactos demoniacos o únicos que pueblan las paredes, siendo muchos reliquias santificadas provenientes del Imperio que han sido maldecidas y profanadas mil veces antes de que puedan ocupar su lugar en la impía sala. Y en el centro, entre los susurros de poder de las armas demoniacas y la esencia disforme de otrso tantos artefactos se encuentra el trono del Portador, construido con los huesos de cien líderes que se batieron en duelo contra el príncipe demonio y fueron derrotados.

AshatarEditar

Mundo natal de los Caballeros de Ónice y actual planeta fortaleza de los Corruptores, es lo mas parecido al infierno que cientos de miles de humanos conocerán durante sus cortas y en muchos casos desgraciadas vidas.

Sus antaños frondosos bosque ahora son lugares enfermizos llenos de bestias mutantes hambrientas de carne humana de los esclavos que intentan en vano huír de sus amos, que muchas veces celebran cacerías con arcos, flechas y otras armas rudimentarias, disfrutando así de la divertida brutalidad de dicho deporte.

Lo que en su día fueron orgullosas ciudades ahora son infiernos de hormigón, asfalto y plastiacero, donde la beutalidad y la esclavitud están a la orden del día y donde todos tienen carta blanca para hacer lo que sea, pero siempre con una fidelidad y adoración religias extrañamente adquirida a lo largo de siglos de servidumbre a los astartes, llegando a adquirir una notable brutalidad durante las temporadas de reclutamiento de los Corruptores, llegando a generar ellos mismos butales masacres para demostrar ser dignos de formar parte de los Corruptores...para descubrir horrorizados la mayoría de las veces que han masacrado a su familia y amigos para nada.

Su sociedad se basa en la crueldad y el maltrato, mas allá de la servidumbre casi esclavista entre los astartes y el resto de su población, siendo solo los mas violentos, crueles y peligrosos los únicos con alguna oportunidad de sobrevivir o de ascender totalmente, siendo cadnidatos a astartes.



Ubicado en algún lugar del Segmentum Ultima, es ilocalizable desde antes incluso de la herejía de su capítulo, por lo que se consideraba el secreto mejor guardado del capítulo. Ahora dicho secretismo, unido a esotéricas técnicas disformes de los hechiceros del caos de los Corruptores lo hacen indetectables a ojos imperiales, e incluso a los de algunas partidas de guerra, entre otras muchas fuerzas.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.