Wiki Fanon Cuarentamil

El clan Taieschut es un clan de la raza xeno hrud. Se caracteriza por su uso del hueso espectral eldar y actuar como mercenarios  a cambio de tecnología.

Localización

La zona de mayor movimiento del clan es el Segmentum Ultima. Como todos los clanes hrud, suelen habitar un planeta propio hasta que la superpoblación les obliga a separarse en numerosas bandas en el proceso que se conoce como migración hrud (peh-ha en su lengua). Muchas de estas bandas no llegarán a colonizar otros planetas, sino que formarán pequeños grupos de mercenarios o asentamientos de poca importancia. Otros muchos morirán durante sus viajes, pero generalmente habrá algún grupo que logre encontrar un planeta donde proliferar.

Los Taieschutes se caracterizan por buscar antiguos planetas eldars, por lo que la dispersión de su clan es incluso mayor que la de otros. De esta manera, no es ninguna locura afirmar que hay partidas mercenarias y pequeños asentamientos por casi cualquier lugar de la galaxia.

Tecnología de hueso espectral

Si algo diferencia al clan Taieschut de otros, es su investigación sobre el hueso espectral eldar. Los hrud han sido muchas veces aliados de los eldars, lo que ha llevado a este clan a admirar a os gráciles pero potentes guardianes y señores espectrales. Hace tiempo que los más consumados científicos de este clan se decidieron a replicar estos ingenios eldars.

Sin embargo, los hrud no poseen la tecnología como para desarrollar y moldear el hueso espectral. Aunque tienen psíquicos entre ellos, no pueden compararse con los áedas eldars; por ello, los hrud han tenido que rapiñar hueso espectral y usar sus conocimientos sobre sus aliados para poder manejarlo. Así mismo, estos xenos tampoco pueden crear piedras espirituales, por lo que la única manera de conseguirlo es robándolo de santuarios eldars. Es por esto que el clan Taiestuch busca con ahínco planetas abandonados de los eldars, ya que allí suelen encontrarse santuarios de esta antigua raza. Otra manera de obtener las preciadas piedras es rapiñándolas de los cadáveres eldar tras una batalla, pero esto es extremadamente peligroso y no se hace salvo que sepan con seguridad que no van a descubrirlos, lo cual es casi nunca.

Se puede deducir muy fácilmente que estas prácticas pueden hacer enfadar sobremanera a los eldars, que tienen a las almas de sus compañeros en la más alta de la estimas.