Wiki Fanon Cuarentamil
Línea 12: Línea 12:
 
Si algo diferencia al clan Taieschut de otros, es su investigación sobre el hueso espectral eldar. Los hrud han sido muchas veces aliados de los eldars, lo que ha llevado a este clan a admirar a los gráciles pero potentes guardianes y señores espectrales. Hace tiempo que los más consumados científicos de este clan se decidieron a replicar estos ingenios eldars.
 
Si algo diferencia al clan Taieschut de otros, es su investigación sobre el hueso espectral eldar. Los hrud han sido muchas veces aliados de los eldars, lo que ha llevado a este clan a admirar a los gráciles pero potentes guardianes y señores espectrales. Hace tiempo que los más consumados científicos de este clan se decidieron a replicar estos ingenios eldars.
   
Sin embargo, los hrud no poseen la tecnología como para desarrollar y moldear el hueso espectral. Aunque tienen psíquicos entre ellos, no pueden compararse con los áedas eldars; por ello, los hrud han tenido que rapiñar hueso espectral y usar sus conocimientos sobre sus aliados para poder manejarlo. Así mismo, estos xenos tampoco pueden crear piedras espirituales, por lo que la única manera de conseguirlo es robándolo de depositarios. Es por esto que el clan Taiestuch busca con ahínco planetas abandonados de los eldars, ya que allí suelen encontrarse santuarios de esta antigua raza. Otra manera de obtener las preciadas piedras es rapiñándolas de los cadáveres eldar tras una batalla, pero esto es extremadamente peligroso y no se hace salvo que sepan con seguridad que no van a descubrirlos, lo cual es casi nunca.
+
Sin embargo, los hrud no poseen la tecnología como para desarrollar y moldear el hueso espectral. Aunque tienen psíquicos entre ellos, no pueden compararse con los áedas eldars; por ello, los hrud han tenido que rapiñar hueso espectral y usar sus conocimientos sobre sus aliados para poder manejarlo. Así mismo, estos xenos tampoco pueden crear piedras espirituales, por lo que la única manera de conseguirlas es robándolo de depositarios. Es por esto que el clan Taiestuch busca con ahínco planetas abandonados de los eldars, ya que allí suelen encontrarse santuarios de esta antigua raza. Otra manera de obtener las preciadas piedras es rapiñándolas de los cadáveres de eldars tras una batalla, pero esto es extremadamente peligroso y no se hace salvo que sepan con seguridad que no van a descubrirlos, lo cual es casi nunca.
   
Se puede deducir muy fácilmente que estas prácticas pueden hacer enfadar sobremanera a los eldars, que tienen a las almas de sus compañeros en la más alta de la estimas. Sin embargo, con su habitual cautela, los hrud han logrado esconder este secreto a sus habituales aliados. Varios complejos hrud donde se trabajaba el hueso espectral han sido destruidos por eldas, entre ellos los del mundo astronave Dyanniansha, pero la furia con la que lo hacen produce que nunca haya supervivientes a los que interrogar, por lo que los eldars siguen desconociendo cuál de los clanes hrud realiza los pérfidos robos.
+
Se puede deducir muy fácilmente que estas prácticas pueden hacer enfadar sobremanera a los eldars, que tienen a las almas de sus compañeros en la más alta de la estimas. Sin embargo, con su habitual cautela, los hrud han logrado esconder este secreto a sus habituales aliados. Varios complejos hrud donde se trabajaba el hueso espectral han sido destruidos por eldars, como los del mundo astronave Dyanniansha, pero la furia con la que lo hacen tiene como resultado que nunca haya supervivientes a los que interrogar, por lo que esta raza sigue desconociendo cuál de los clanes hrud realiza los pérfidos robos.
  +
  +
Podrá parecer que los Taichutes se toman demasiadas molestias por el hueso espectral, pero lo cierto es que el resultado les merece la pena. Una vez el hueso ha pasado por sus manos y las piedras han sido profanadas, los hrud obtienen una serie de colosos autómatas, más resistentes incluso que los originales, armados con armas de plasma acordes a su tamaño. En contra tienen su poca velocidad, aunque siguen siendo más ágiles y rápidos que un exterminador astartes. Debido al poco gusto del combate cuerpo a cuerpo de los hrud, sus "guardianes espectrales" no suelen estar armados con armas de melé, sino que se usan como resistentes plataformas de disparo que avanzan hacia el enemigo o usan la pura fuerza de su tamaño si se acercan demasiado. Al contrario que los eldars, los hruds no tienen en mayor estima a sus creaciones que a cualquier otra cosa muy cara de producir, por lo que los abandonarán si resulta ser necesario. Eso sí, destruyéndolos antes mediante el sobrecalentamiento de sus armas plasma.

Revisión del 11:43 31 may 2014

El clan Taieschut es un clan de la raza xeno hrud. Se caracteriza por su uso del hueso espectral eldar y actuar como mercenarios  a cambio de tecnología.

Localización

La zona de mayor movimiento del clan es el Segmentum Ultima. Como todos los clanes hrud, suelen habitar un planeta propio hasta que la superpoblación les obliga a separarse en numerosas bandas en el proceso que se conoce como migración hrud (peh-ha en su lengua). Muchas de estas bandas no llegarán a colonizar otros planetas, sino que formarán pequeños grupos de mercenarios o asentamientos de poca importancia. Otros muchos morirán durante sus viajes, pero generalmente habrá algún grupo que logre encontrar un planeta donde proliferar.

Los Taieschutes se caracterizan por buscar antiguos planetas eldars, por lo que la dispersión de su clan es incluso mayor que la de otros. De esta manera, no es ninguna locura afirmar que hay partidas mercenarias y pequeños asentamientos por casi cualquier lugar de la galaxia.

Tecnología de hueso espectral

Si algo diferencia al clan Taieschut de otros, es su investigación sobre el hueso espectral eldar. Los hrud han sido muchas veces aliados de los eldars, lo que ha llevado a este clan a admirar a los gráciles pero potentes guardianes y señores espectrales. Hace tiempo que los más consumados científicos de este clan se decidieron a replicar estos ingenios eldars.

Sin embargo, los hrud no poseen la tecnología como para desarrollar y moldear el hueso espectral. Aunque tienen psíquicos entre ellos, no pueden compararse con los áedas eldars; por ello, los hrud han tenido que rapiñar hueso espectral y usar sus conocimientos sobre sus aliados para poder manejarlo. Así mismo, estos xenos tampoco pueden crear piedras espirituales, por lo que la única manera de conseguirlas es robándolo de depositarios. Es por esto que el clan Taiestuch busca con ahínco planetas abandonados de los eldars, ya que allí suelen encontrarse santuarios de esta antigua raza. Otra manera de obtener las preciadas piedras es rapiñándolas de los cadáveres de eldars tras una batalla, pero esto es extremadamente peligroso y no se hace salvo que sepan con seguridad que no van a descubrirlos, lo cual es casi nunca.

Se puede deducir muy fácilmente que estas prácticas pueden hacer enfadar sobremanera a los eldars, que tienen a las almas de sus compañeros en la más alta de la estimas. Sin embargo, con su habitual cautela, los hrud han logrado esconder este secreto a sus habituales aliados. Varios complejos hrud donde se trabajaba el hueso espectral han sido destruidos por eldars, como los del mundo astronave Dyanniansha, pero la furia con la que lo hacen tiene como resultado que nunca haya supervivientes a los que interrogar, por lo que esta raza sigue desconociendo cuál de los clanes hrud realiza los pérfidos robos.

Podrá parecer que los Taichutes se toman demasiadas molestias por el hueso espectral, pero lo cierto es que el resultado les merece la pena. Una vez el hueso ha pasado por sus manos y las piedras han sido profanadas, los hrud obtienen una serie de colosos autómatas, más resistentes incluso que los originales, armados con armas de plasma acordes a su tamaño. En contra tienen su poca velocidad, aunque siguen siendo más ágiles y rápidos que un exterminador astartes. Debido al poco gusto del combate cuerpo a cuerpo de los hrud, sus "guardianes espectrales" no suelen estar armados con armas de melé, sino que se usan como resistentes plataformas de disparo que avanzan hacia el enemigo o usan la pura fuerza de su tamaño si se acercan demasiado. Al contrario que los eldars, los hruds no tienen en mayor estima a sus creaciones que a cualquier otra cosa muy cara de producir, por lo que los abandonarán si resulta ser necesario. Eso sí, destruyéndolos antes mediante el sobrecalentamiento de sus armas plasma.